En la industria alimentaria son diversos los factores que pueden poner en riesgo la integridad de los alimentos, por lo que se hace imprescindible contar con un protocolo de limpieza y desinfección en caso de que se presente cualquier tipo de agente contaminantes, como por ejemplo los hongos.

Es muy común que exista contaminación fúngica en empresas de higiene y limpieza alimentaria debido a la existencia de la humedad, lo que se traducirá en la formación de hongos con el tiempo. Queda de parte de los protocolos de limpieza evitar la propagación de estos buscando las mejores alternativas para su control.

Riesgos de la contaminación fúngica.

El daño que los hongos pueden causar en los alimentos es innegable y estos están asociados a la aparición de micotoxinas  que repercuten en la salud de las personas que posteriormente consumirán estos alimentos, es aquí donde realmente se presenta el mayor de los riesgos, ya que, es posible que se generen reacciones en cadenas como alergias o enfermedades que comprometen en gran medida la salud del consumidor que entro en contacto con los alimentos infectados.

¿Cómo se le hace frente a este tipo de contaminación?

A través de la puesta en marcha del control de contaminación fúngica, la misma se basa en la detección del área contaminada, en análisis de las probabilidades de expansión y la toma de decisiones acerca de los mecanismos más factibles para el control y progresiva eliminación de los hongos generadores de contaminación.

Alimentos más susceptibles a este tipo de contaminación

Generalmente las áreas donde se procesan cualquier tipo de granos o cereales son las más vulnerables al desarrollo de contaminantes fúngicos, esto debido que en esencia los granos siempre tendrán hasta cierto punto la presencia de hongos en su estructura, pero cuando son almacenados en lugares donde las temperaturas ayudan al desarrollo de la humedad estos hongos proliferan comprometiendo así la integridad del producto y haciéndolo riesgoso para el consumidor.

¿Qué procedimientos de desinfección son efectivos?

En vista de que el problema principal y agente desencadenador de la contaminación fúngica la representa la humedad y la progresiva aparición del moho, se hace indispensable la implementación de mecanismos de limpieza que disminuyan las probabilidades de propagación de estos. Algunas alternativas consisten en los siguientes procedimientos de desinfección.

  1. Desinfección en seco, por ejemplo el uso de fumígenos y desinfectantes, estos productos son esenciales para contrarrestar la peligrosa propagación de la contaminación fúngica y la ventaja en general de este mecanismo consiste en que la aplicación de estos fumígenos es aplicada por vía aérea.   Este tipo de procedimiento de desinfección no genera ningún tipo de humedad lo que se vuelve fundamental en la lucha contra el moho, es debido a esto que resulta sumamente efectivo, además de que no genera residuos ni olores que puedan comprometer la inocuidad de los alimentos sometidos a limpieza e higiene.
  2. Debido a que muchas veces el problema de contaminación fúngica comienza en los campos donde los productos son cultivados, se vuelve trascendental el uso de productos anti fúngicos, para comenzar el proceso de erradicación de los hongos antes de que lleguen a la industria alimentaria y evitar de esta forma la proliferación de los mismos.

SOLICITE MÁS INFORMACIÓN